Homosexualidad y esperanza

Un cristiano saliendo de la homosexualidad

lunes, febrero 13, 2006

Empiezo la terapia

Hoy, por fin, me he decidido.
Sin haberme preparado muy bien lo que iba a decir, he vuelto a hablar con uno de mis últimos confesores (yo siempre estoy cambiando de confesor, aunque sé que no se debe, porque me da vergüenza repetir). La cosa es que este padre jesuíta, cuando me confesé, me dijo que fuera a hablar con él, si quería, con más tranquilidad, que tenía ayuda para mí.
Así lo he hecho.
Sin pedir cita ni nada. Me he presentado en el despacho, pidiémdole a la Virgen que me ayudara.
Me ha atendido perfectamente. Me he sentado y le he contado un sumario de mi vida, con especial atención a los problemas de la homosexualidad. En fin, le he pedido que me ayudara con la dirección espiritual, y que me busque un psicólogo.
Me ha escuchado con grandísima atención. No me ha reñido absolutamente. Ni un sólocomentario negativo. Sólo palabras de ánimo.
Me ha pedido que, a lo largo de la semana vaya meditando en los milagros de curaciones del evangelio, que rece todos los días al menos media hora, que me fije, sobretodo, en la figura de Dios Padre, y en la de mi padre de la tierra (que ya no está aquí, pero que, la verdad, tampoco estuvo durante mi infancia). Esto, a nivel espiritual. A nivel médico hems quedado para la semana que viene para concretar una cita con el Psicólogo.
Me siento muuuuuuy relajado. No creía que sería capaz de ponerme delante de un desconocido y contarle mis historias más ocultas. Sin parpadear, sin una lágrima. Creo que he tocado casi fondo (No os lo he contado, pero este viernes he vuelto a descubrir hasta que punto actúo de forma compulsiva con respecto a la sexualidad)
Empiezo la terapia.
Rezad por mí, porque lo necesito más que nunca. El psicólogo que me ha recomendado está muy ocupado, y espero que tenga tiempo para mí.
A los que aún no os habéis decidido, pues ya sabéis.

|

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Ver estadísticas