Homosexualidad y esperanza

Un cristiano saliendo de la homosexualidad

martes, febrero 14, 2006

Le increpaban para que se callara

Ayer, siguiendo las directrices de mi flamante director espiritual, abrí al azar los evnagelios, buscando el primer relato de curación de Jesús. Salió el ciego de Jericó, Lc 18, 35-43.
Cuenta la historia de un ciego que ha visto en una época de su vida (como yo, que en una época, aunque lejana, tuve control sobre mi vida), pero que ha perdido la vista. Al escuchar que pasa Jesús, se pone a gritar: Jesús, hijo de David, ten compasión de mí. La gente LE INCREPA PARA QUE SE CALLE, pero ÉL GRITA MÁS FUERTE. (A mí, desde ayer, me están llegando los improperios, insultos, etc... Me piden muchos que me calle, que lo de la terapia es una barbaridad, me dicen que soy un fanático, etc...) Pero yo QUIERO GRITAR MÁS FUERTE.
Al final, Jesús le pregunta ¿Qué quieres que te haga?
Yo le digo :"Señor, cúrame, levántame, ayúdame a recuperar la vista, devuélveme la inocencia"
Sólo por recuperar la esperanza, me siento mucho más ligero.

No me callarán. Necesito que Jesús se pare, y no esas teorías tan fatuas que muchos ostentan, del tipo acéptate-como-eres o nuncacambiarás.

Jesús se ha parado tantas veces. Seguro que se para de nuevo.

|

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Ver estadísticas