Homosexualidad y esperanza

Un cristiano saliendo de la homosexualidad

domingo, febrero 05, 2006

Te quiero

Un día me dí cuenta de que mi padre iba a morirse, de que, esta vez, no había solución. Creo que fui el único. Mi hermano, mi madre, todos decían que saldría adelante, pero yo no les creía.
Iba todos los días al hospital, a la UCI, y después de pasar una hora en el box número 3, junto a mi padre anestesiado, me acercaba a que el médico me pusiera al día de los nuevos desastres, de los últimos análisis.
Mi padre se desmoronaba.
Después llamaba a mi madre y a mi hermano, y les ponía al tanto.
Así un día y otro y otro.
Cuando estaba con él, le cogía de la mano con mi mano enguantada en látex. Le tomaba de la mano, porque él me la dió muy pocas veces, y yo la eché de menos muchísimas.
Uno de los últimos días, me acerqué más y le dije: "Te quiero".
Nunca se lo había dicho. Me alegro de haberlo hecho, aunque fuera al final, y aunque él pareciera no oirlo, en parte por los sedantes, y, en parte, porque casi no me salía la voz.
Él nunca me lo dijo, aunque lo demostró siempre, a su manera.
También le dije otra cosa, pero esa no la cuento. Hay lugares donde nadie más debe entrar.
Han pasado muchos meses, y cada vez le echo más de menos. Creí que no sería así.

|

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Ver estadísticas